Algo que vale la pena contar ALBERTO BOARDMAN

9 febrero 2018
Visto: 513 veces

 

 boardman33

 

“Síndrome del arca de Noé”, ¿había escuchado el término? El asunto como podría imaginarse, tiene relación con las mascotas. Este curioso trastorno se presenta cuando las personas tienden a “coleccionar” animales domésticos: recogen todo aquel que se encuentran por la calle, adoptan sin medida o bien promueven nuevas crías y generan un proceso infinito de acumulación de seres vivos a los que en breve, el espacio, alimentación y cuidados les resultan a todas luces insuficientes.

     Se considera una variante del “Síndrome de Diógenes”, sólo que en vez de acumular cacharros y objetos inútiles, en este caso se trata de seres vivos que se ven perjudicados de manera individual y al mismo tiempo impactan también en el entorno social. Con frecuencia los animales en estas condiciones, terminan en un sufrimiento peor que en el estatus original de abandono. Y qué decir de los alcances graves de salud que pueden generar en el entorno. Plagas de garrapatas, enfermedades producidas por el exceso de suciedad y excrementos, infestación parasitaria, contaminación auditiva, etc.

     Y aunque pareciera extraño, se trata de un fenómeno bastante frecuente en la actualidad. Lo interesante del tema es que poco se conoce (más allá del impacto mediático relacionado con las corridas de toros y los circos), de la “Ley de protección y trato digno a los animales” que se encuentra vigente en Coahuila. Un instrumento que además de salvaguardar el derecho animal, protege también la salud y seguridad pública. ¿Sabía usted que existe la obligación de recoger las heces de las mascotas cuando pasean por la calle? o bien, ¿si algún cachorro se escapa y ensucia la banqueta del vecino tener que limpiar el daño causado? Y ni que decir si la mascota llega a morder a alguien.

     Le recomiendo que conozca esta ley, se encuentra disponible para su descarga en la página de la Secretaría del Medio Ambiente de Coahuila y en ella puede observar todos los casos en los que cabe una denuncia, en los que incluso el infractor puede hacerse acreedor a multas y responsabilidades penales o civiles según corresponda.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.

Contacto: [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *