Último intento de encontrar a Nathaly Salazar, la turista española que desapareció en Perú

5 febrero 2018
Visto: 304 veces

1515370441_251148_1515419055_noticia_fotograma

 Es, quizá, el último gran intento de encontrar el cuerpo de Nathaly Salazar, la turista española de 28 años que desapareció en Perú, cerca de Cuzco, el 2 de enero y presumiblemente murió aquel mismo día tras sufrir un accidente de tirolina.

 En la operación promovida por la familia participan cerca de 150 personas entre miembros del Ejército, la policía, equipos de rescate de montaña, Cruz Roja, guías turísticos y otros voluntarios. Empezó el domingo y se reanudará este lunes con el alba en Perú.

 La búsqueda se centra en las montañas que rodean la tirolina donde presuntamente tuvo lugar el accidente, frente al llamado Valle Sagrado de los Incas. Dos guías que trabajaban en la atracción turística fueron detenidosuna semana después de la desaparición de Nathaly. Luzgardo Pillcopata Amaru, de 21 años, y Jainor Huila Huamán, de 19, declararon que la joven murió de un golpe y por miedo a las consecuencias que el suceso podía tener para ellos por la falta de permisos de las instalaciones, lanzaron el cuerpo al caudaloso río Vilcanota. Pero esa versión no está clara.

 Las aguas han sido peinadas por la policía sin éxito durante cuatro semanas. “No lo han localizado los equipos de rescate, ni estaba en la malla de la central hidroeléctrica junta a la que dijeron que la habían tirado, ni la han encontrado tampoco las comunidades indígenas que viven río abajo. La policía cree que a estas alturas tendría que haber salido a flote. En este tiempo otra chica desapareció y fue encontrada en el río. Por eso creen que es posible que la enterraran en la montaña”, dice Tamara Salazar, hermana de Nathaly.

 Los detenidos no han cambiado su relato de lo que ocurrió. A mediados de enero, el juez que investiga la desaparición y probable muerte de la joven española prorrogó por nueve meses la situación de prisión provisional en la que se hallan.

 Los dos agentes del Equipo de Intervención Exterior de la Policía Nacional que se desplazaron al país para participar en la investigación tras conocerse la desaparición de la joven regresaron el 21 de enero a Madrid, desde donde siguen el caso y mantienen informada a la familia.

 Los padres de Nathaly son originarios de Perú, pero se trasladaron hace dos décadas a Valencia, en España, cuando sus hijas, que tienen nacionalidad española, eran niñas. Los padres siguen en Perú, donde se trasladaron para tener noticias de primera mano de la investigación de su hija, que llevaba mes y medio viajando por América Latina cuando desapareció. “Sabemos que si vuelven a España, nadie va a seguir buscándola”, dice Tamara.

 La familia está destrozada. “Desde el primer momento ha sido una pesadilla, pero ahora es un infierno porque ya no sabemos dónde buscar”. La voz de Tamara delata el sueño acumulado en el último mes, producto de la preocupación, la tristeza y la diferencia horaria con Perú

 Tamara, de 27 años, que trabaja en Barcelona, lleva semanas en Valencia, donde volvió para cuidar a su otra hermana, de 18, mientras sus padres están en Perú. “Ya es mayor de edad, pero no puede estar sola. No cree que Nathaly haya muerto. Está en estado de shock”. Los empleadores de Tamara, de momento, la apoyan.

Información de :El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *