Rescate épico en ‘la montaña asesina’

28 enero 2018
Visto: 253 veces

1517149029_155733_1517149959_noticia_normal_recorte1

 En un rescate épico, en medio de unas pésimas condiciones meteorológicas y tras una escalada nocturna sin precedentes, un equipo de escaladores polacos, con apoyo del Ejército paquistaní, ha logrado este domingo rescatar a la montañera francesa Elisabeth Revol del Nanga Parbat. La alpinista estaba atrapada desde el viernes en este monte del Himalaya paquistaní, junto al también polaco Tomasz Mackiewicz, al que dan por hecho que no podrán salvar. El Nanga Parbat es la novena montaña más alta del mundo con 8.125 metros y es conocida por los sobrenombres de la montaña de la muerte, la montaña asesina o la montaña maldita.

 Elisabeth Revol “sufre de congelación y un poco de ceguera por la nieve”, ha indicado Asghar Ali Porik, de la organización Jasmine Tours, que ha ayudado a organizar la expedición de rescate. En total, el Ejército paquistaní envió cuatro escaladores para esta peligrosa misión de rescate desde el campamento base K2, la segunda cumbre más alta del mundo. 

 Denis Urubko y Adam Bielecki alcanzaron de madrugada a Revol en torno a los 6.800 metros, tras varias horas de escalada durante la noche, y han descendido durante cinco horas y media hasta el campo base, ha dicho a Efe Alí Mohamed, de la compañía Alpine Adventure Guide, encargada de la expedición de los europeos.

 Una vez hayan alcanzado el campo base a 4.700 metros junto con los otros dos polacos que forman parte del equipo, Jaroslaw Botor y Piotr Tomala, un helicóptero los ha transportado al hospital Skardu en Gilgit-Baltistan. Alí Mohamed, que está en contacto con las embajadas de Francia y Polonia, ha indicado que el rescate de Mackiewicz se canceló debido a las malas condiciones meteorológicas a partir de los 7.000 metros.

 El secretario del Club Alpino de Pakistán, Karrar Haidri, ha confirmado a Efe en un mensaje de texto el rescate de Revol y la paralización del operativo para encontrar a Mackiewicz. Karrar cree que por las condiciones en que quedó el montañero polaco debe haber fallecido. Los escaladores K2 que han detenido sus esfuerzos. Una vida salvada”, se congratula Karrar en un comunicado, en el que lamenta la pérdida de su compañero.

 El rescate de Tomek “desafortunadamente no es posible, porque el tiempo y la altitud pondrían en peligro la vida de los rescatistas”, ha dicho un amigo de Elizabeth Revol, Ludovic Giambiasi, en Facebook, donde recaudan dinero para ayudar a su mujer y sus tres hijos. “Es una decisión terrible y dolorosa, estamos profundamente tristes”, ha añadido.

26991963_10213508861868633_284714564906325809_n

 El escalador paquistaní Karim Shah, que está en contacto con los miembros de esta expedición, ha explicado a la AFP que este rescate no tenía precedentes en la historia del alpinismo. Los rescatadores subieron sin cuerda fija y por la noche a 1.200 metros por una vía muy difícil. “Nadie había hecho tal cosa anteriormente”, ha remachado.

 Revol y Mackiewicz hicieron cumbre en el Nanga Parbat el jueves y durante el descenso al día siguiente quedaron atrapados por el mal tiempo en torno a 7.400 metros. La francesa consiguió seguir descendiendo con dificultades y contacto con las autoridades paquistaníes pidiendo ayuda. El equipo polaco comenzó a ascender ayer por la tarde el Nanga Parbat, tras ser transportados allí desde el campo base del K2, pico trataban de ascender en invierno por primera vez. El Ejército paquistaní afirmó ayer sábado que se unía a la operación de búsqueda con dos helicópteros, tras una petición de las embajadas polaca y francesa.

 Este pico recibe el sobrenombre de montaña de la muerte por los más de 80 alpinistas que han muerto en sus laderas desde el primer intento por escalarla en 1895, un hito que logró por primera vez el austriaco Hermann Bulh en 1953 cuando ya había devorado 30 vidas. El pasado julio el alpinista vasco Alberto Zerain y el argentino Mariano Galván murieron sepultados por una avalancha cuando intentaban ascender esta misma montaña. El Nanga Parbat, que significa montaña desnuda, tiene una pared de 4.000 metros que escalar, lo que supone uno de los mayores retos en montañismo en un monte en el que además son frecuentes las avalanchas.

Información de: El país

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *