Sigue la búsqueda de uno de los pasajeros del auto que cayo en el socavon en Monterrey N.L.

30 septiembre 2017
Visto: 264 veces

1506700524_136232_1506700878_noticia_normal_recorte1

Se presume Emily Álvarez quedó sepultada por la tierra y el asfalto que se desprendió y abrió un boquete de tres metros de ancho por siete de largo. El cuerpo, sin embargo, no ha sido encontrado, por lo que no se ha confirmado que haya muerto, informaron las autoridades locales. La mujer viajaba con otros cuatro familiares, dos de ellos menores de edad, que lograron salir del coche.

El accidente se produjo alrededor de las tres de la mañana en las avenidas Nogalar y Los Ángeles, una vía concurrida que conecta el municipio de Monterrey con el de San Nicolás de los Garza. La familia regresaba de una boda, según el testimonio de los supervivientes.

Personal de Protección Civil ha conseguido sacar el automóvil, que se había hundido a cuatro metros de profundidad. “Mi cuñada es la que no salió (…) iba en el asiento del copiloto”, ha relatado una de las tripulantes al canal de televisión Milenio y ha detallado que el conductor era el esposo de la víctima, Abraham Garza.

Después de más de 10 horas de trabajos de rescate, el cuerpo de la víctima aún no había sido rescatado.”Estamos buscando el tubo de drenaje pluvial para corroborar que el cuerpo de Emily no haya pasado por ahí”, ha afirmado el secretario del Ayuntamiento de Monterrey, Genaro García, al ser cuestionado por la hipótesis de que una corriente de agua haya arrastrado a la fallecida hacia las tuberías. Otra posibilidad es que se encuentre en uno de los hospitales de la ciudad y otra, más remota, que haya salido por su propio pie, ha dicho García a la cadena de televisión local Multimedios.

“No había señalamientos, mis hermanos salieron con ayuda de otros conductores que estaban en el lugar”, ha dicho una familiar, que no estaba dentro del vehículo. Las intensas lluvias que han caído en los últimos días en la zona metropolitana de Monterrey, la tercera más poblada de México, han dificultado las tareas de rescate y han provocado grietas, hundimientos y baches.

El Ayuntamiento de San Nicolás ha emitido horas más tarde un comunicado en el que señala que el socavón pudo haberse originado por una obra de drenaje pluvial y que el responsable de la misma es el municipio de Monterrey. La zona permanece acordonada para determinar las causas del desplome.

“El Gobierno de Monterrey afrontará las responsabilidades que le correspondan”, ha manifestado el presidente municipal, Adrián de la Garza, en un comunicado. “En este momento lo único que nos ocupa es continuar con las labores de rescate de una persona que viajaba con ellos [los cuatro rescatados] y que se encentra desaparecida”, ha agregado.

Informacion de: El Pais

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *