Entrevista a Enrique Ochoa Reza rumbo al 2018.

9 agosto 2017
Visto: 206 veces

Ochoa-Reza-1

 

Enrique Ochoa Reza (Morelia, 1972) acaba de cumplir un año como presidente del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI). Esta semana estará por primera vez al frente de la Asamblea Nacional del partido. La organización comienza así su camino rumbo a las elecciones de 2018, en las que se elegirán un nuevo Congreso, nueve gubernaturas y la presidencia de la República. El partido llega a este momento en horas bajas. En las elecciones intermedias de 2015 retuvieron la mayoría en la Cámara de Diputados. En 2016, sin embargo, la oposición se llevó 7 de 12 Estados en disputa. Este año, el PRI retuvo su bastión, el Estado de México y defiende su triunfo en Coahuila, una cerrada elección en la que los tribunales tendrán la última palabra. Ochoa, sin embargo, hace cuentas positivas y asegura que el partido se dirige a un triunfo el próximo julio a pesar de la baja popularidad del presidente Enrique Peña Nieto y de los escándalos de corrupción que han minado la credibilidad del partido.

Esta semana, miles de delegados del PRI decidirán si modifican los estatutos del partido para que un simpatizante, y no necesariamente un militante, pueda concurrir como candidato a las presidenciales y hacer frente a Andrés Manuel López Obrador, que el día de hoy es el aspirante a vencer.

Pregunta. ¿Cuál es el objetivo de esta asamblea?

Respuesta. Primero, actualizar nuestra plataforma para ofrecer la mejor propuesta para 2018 y recuperar la confianza mayoritaria. El segundo objetivo es actualizar nuestros documentos básicos, como la modificación sobre la paridad, la ley de partidos o la reelección.

P. Elegirán 18.500 candidatos para el próximo año. Se ha hablado mucho de los candados. ¿Qué significaría quitar esos candados para poder ser candidato tras 10 años de militancia?

R. Yo creo que los años de militancia en un partido son convenientes. Lo que no se permite es aún la participación de candidaturas ciudadanas, como simpatizantes, a la presidencia. Hay grupos que han pedido que se cambie esto.

P. ¿A usted que le parece? ¿No choca con esa necesidad de pertenencia de la que habla?

R. Las dos alternativas de participación pueden convivir en un partido que tiene como objetivo acercarse a la ciudadanía. Los simpatizantes deberán cumplir el programa que acordamos si resultan electos.

La corrupción no es nueva en México, es de generaciones. Se acrecentó con 12 años de gobiernos panistas

P. Algunos miembros del partido han sido muy críticos. ¿Qué cree que no les gusta del PRI o la dirigencia?

R. Otro tema que han puesto sobre la mesa es que el mecanismo para elegir a los candidatos sea una consulta a la base, a los militantes o a los militantes y simpatizantes. Yo creo que es una buena idea. Pero también un partido necesita más mecanismos para elegir candidatos: la convención de delegados, las asambleas más amplias… Ningún partido en el mundo suscribe en los estatutos un solo mecanismo de elección de candidatos. Lo relevante es tener el menú abierto de opciones y utilizar lo que mejor convenga.

P. ¿Debe el presidente designar su sucesor?

R. El presidente va a tener una función central en quién será nuestro candidato.

P. ¿Está muerto el ‘dedazo’ en el PRI?

R. El presidente no será el único que tome esta resolución. La militancia participará en la elección.

P. El PRI ha perdido más de cuatro millones de votos en este sexenio. ¿Cuáles son los lastres del partido?

R. Hay lecciones positivas y experiencias negativas. Miremos 2015, el primer proceso de elección intermedia para la Cámara de diputados donde el partido del presidente, con sus aliados, logró una mayoría. Desde 1997 no había ocurrido. Vamos a 2016, que es la que genera esa percepción. Perdimos por vez primera en varios Estados, pero fuimos el partido más votado. En 2017 las encuestas en el Estado de México ponían al candidato del PRI en tercer lugar y terminó el primero. Si contamos el número de votos, también fuimos el partido que más obtuvo.

Necesitamos un partido unido, un candidato que responda a las expectativas de la ciudadanía y con trayectoria de honestidad y honorabilidad

P. Usted está pintando un escenario de cuento de hadas. En el Estado de México perdieron casi un millón de votos y no fue el partido más votado.

R. Lo que los números acreditan es que vamos en la ruta a la victoria en 2018. Si el contraste es con lo que teníamos hace seis años, hay un análisis que hacer. Yo invito a hacer otro. A un año de la elección presidencial las encuestas nos posicionan positivamente.

P. ¿Podría el PRI gobernar México sin la presidencia?

R. Vamos a ganar la elección presidencial y tenemos que establecer mecanismos de gobernabilidad. Esta es la primera vez en la historia que entra en vigor un artículo constitucional que permite las coaliciones para gobernar. Es importante discutirlo en la asamblea.

P. ¿Con el PAN, por ejemplo?

R. La ciudadanía determinará con su voto cuáles son los partidos que integrarán una coalición mayoritaria. Probablemente sea suficiente con la que estaremos formulando.

Somos la alternativa más firme para contener el avance del populismo autoritario de López Obrador

P. Esas mismas encuestas indican una imagen dañada, críticas por la corrupción… ¿dónde cree que se han alejado más de la población?

R. La corrupción no es nueva en México, es de generaciones. Se acrecentó con 12 años de gobiernos panistas. ¿Dónde están los mecanismos de rendición de cuentas en los tiempos del PAN? Este problema no es solo de este partido político.

P. El presidente Peña Nieto, de esta generación, habló del nuevo PRI, que hoy está en la cárcel o prófugo. ¿Cómo hacer calar un mensaje de renovación con este antecedente?

R. A pesar de ese pronunciamiento se ha actuado con firmeza. Esos gobernadores [Javier Duarte y Roberto Borge] estaban en el sexenio pasado. ¿Dónde actuaron los gobiernos panistas? Guillermo Padrés, el exgobernador de Sonora, sigue siendo miembro del PAN. Cuando yo llegué este partido y empezamos los procesos de rendición de cuentas, Ricardo Anaya llevaba más de un año dirigiendo su partido y no había hecho nada al respecto.

P. ¿Cómo le afectará al PRI los juicios de Javier Duarte y Roberto Borge de cara a 2018?

R. Esos casos son completamente rechazables. Por esa razón fueron suspendidos y expulsados del partido. Tenemos que ser un referente de combate a la corrupción y rendición de cuenta.

P. Por volver al tema de la sucesión, ¿la baja popularidad del presidente Peña Nieto obliga al PRI a buscar un candidato fuera de su grupo?

R. De hecho en las últimas cifras que valoran la actividad del presidente hay una tendencia al alza…

P. Casi porque no podía caer más bajo…

R. La tendencia al alza de la popularidad del presidente es relevante. Veamos cómo continúa. Para ser competitivos necesitamos un partido unido, un candidato que responda a las expectativas de la ciudadanía y con trayectoria de honestidad y honorabilidad intachable.

P. ¿El presidente no será un lastre?

R. De ninguna manera. Todo lo contrario.

P. Se está creando este frente amplio opositor. ¿Tiene dedicatoria contra el PRI o contra Andrés Manuel López Obrador?

R. Su dedicatoria es que están preparándose para perder. Están juntando el agua y el aceite. Ese frente amplio va en el reconocimiento de que por sí solos no ganan.

P. ¿Cuál es el principal rival del PRI?

R. López Obrador. Está el riesgo de caer en el populismo autoritario. Lo que está sufriendo Venezuela con las políticas públicas autoritarias de Nicolás Maduro es evidente. México merece otro destino. Lo que ha logrado el populismo autoritario al que se suscribe López Obrador y Morena es el desabasto de los alimentos, ausencia de vacunas en los hospitales, es la inflación más alta del planeta, es desempleo, que los opositores son tomados de sus casas en las noches y llevados a la cárceles…

P. Perdone, pero ese escenario que pinta está a años luz de México. ¿No es irresponsable usar la crisis de Venezuela de manera electoralista?

R. Yo creo que no debemos correr el riesgo. Lo responsable es alertar a la población de los retos que tiene una elección donde una de las alternativas derive en un populismo autoritario. La otra opción está a favor de las transformaciones y las libertades políticas. Somos la alternativa más firme para contener el avance del populismo autoritario de López Obrador y Morena.

 

Información de: El  País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *