Acción Nacional rumbo a la derrota en Coahuila

11 enero 2017
Visto: 730 veces

pan4-770x446-533x261

Una ves mas el partido acción nacional pareciera enfocarse a una derrota en Coahuila, la falta de liderazgo en la dirigencia así como el desconocimiento real del panorama estatal por parte de la dirigencia nacional están enfilando los pronósticos para lograr un fracaso.

Hasta el momento los principales actores en la dirigencia de Coahuila han permitido que desde gobierno del Estado les marquen agenda, al grupo Torreón parece no importarles otra cosa mas allá de competir, su actuar asoma una desmedida ambición personal que dista mucho de una busqueda legitima por gobernar y lograr derrocar al actual grupo en el poder.

Lo acontecido hasta el momento genera muchas suspicacias, se dice que el equipo de Miguel Riquelme tiene dispuestos para invertir en las campañas poco más de ochocientos millones de pesos ( $800,000,000.00) pero si lograra convencer a sus adversarios mediante sobornos o componendas podría ahorrar la mitad de ese dinero pues contar con adversarios a modo les permite disminuir la inversión.

Por otra parte existe quienes afirman que fuera de cualquier interés económico lo que les frena resulta ser la poca capacidad estratégica, en el PAN se basan en encuestas que demuestran que las preferencias electorales les favorecen y eso les trae locos en una lucha interna pues al pensarse ganadores todos disputan con ferocidad el ser postulados; Si bien es real que el 74% de los ciudadanos en Coahuila están en contra del PRI ello no significa que todos voten y mucho menos que todos los que quieren sacar al actual grupo en el poder vayan a sufragar por una misma opción.

Nadie dentro del PAN pareciera reparar en la evidente estrategia del Gobernador y su equipo, la tardanza en la designación de candidatos a generado que otras fuerzas opositoras desesperen y tomen camino por si mismos, un caso concreto es Armando Guadiana a quien ya solo le importa participar para generar compromisos con Andrés Lopez Obrador a quien ya ve como el presidente electo en 2018 y quien sin reparar en daños lograra obtener al menos un 7% de los votos para Morena.

Las matemáticas no mienten pero todo indica que solo el PRI repare en ello, el padrón electoral suma 2,073,000 votantes si pensamos en una participación muy alta del 48% estamos hablando de 995,000 votantes, si les restamos el 7% que será para morena  , es decir 69,650 menos, a los 925,350 que restan se les deben quitar al menos el 2% de cada uno de los partidos pequeños que van a participar y que defenderán sus registros los cuales suman otros 50,000 mil votos  quedando 875,350 sufragios, ahora también debemos considerar que si bien el partido UDC se ha mantenido firme ello no implica que piense perder o no participar, si le vemos como la tercera fuerza política en Coahuila es evidente que de menos obtendrá 150,000 votos dejando en juego ya tan solo 725,350.

Calculando que la estructura del PRI se encuentra sumamente disminuida pero considerando la gran cantidad de dinero que dispondrán para comprar votos y conciencias tenemos que entender aun cuando duela que alcanzara a lograr de menos 400,000 votos, es decir solo quedan en disputa 325,000 para repartir entre acción nacional y los candidatos independientes.

Si en Acción Nacional optan por mandar como candidato a una figura vulnerable todas las baterías oficiales apuntaran en contra de él, es decir intentando convencer al ciudadano de que es igual que ellos, con esto disminuyen la participación, desalientan el voto y generan que todo el descontento social se difumine entre todos los contendientes ( Muchos de los cuales son manipulados por el PRI)

Javier Guerrero y Lenin Perez de momento son las únicas figuras con posibilidad dentro de los opositores que no son del PAN, unidos lograrían dar muy buena batalla pero difícilmente les alcanzaría para una victoria contundente, con esta unión prácticamente el papel de acción Nacional se trasforma en operadores del PRI pues su decisión de mandar al candidato más débil solo favorece a quitar votos a la fuerza opositora.

Isidro Lopez por su parte podría ser el único capas de conciliar o negociar con todos los opositores, el carácter o la forma de actuar de las demás figuras no proyectan confianza, su papel de divos que se sienten ganadores les impide reconocer que requieren sumar, ellos están en un pedestal esperando que lleguen a ofrecerles cuando lo que requieren es pedir pues una cosa muy distinta es comprar a un grupo elector dentro del PAN y otra lograr captar todos los votos y vencer a la que aun sigue siendo una magnifica maquinaria electoral.

Si las cosas llegan como se vislumbran, el PRI en Coahuila estaría logrando otra victoria aun cuando el 80% de la población quiere que pierda, triste pero real, un 80% de los ciudadanos en Coahuila gobernados por un 20% de la población, más triste aun que al menos la mitad de ese 20% emita su voto a cambio de una despensa que solo servirá para que su familia sobreviva poco menos de una semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *