¡Dile adiós a todos tus miedos sexuales y amorosos!

19 enero 2015
Visto: 1208 veces

cq5dam.web.1280

Podemos pasar años con alguien con quien sabemos que no tenemos ya nada en común o bien, dentro de situaciones sexuales que nos hacen sentir desde incómodas, hasta devaluadas. Pero ahí seguimos. No es que estemos locas, sino que estamos ancladas a creencias limitantes.

Hemos aprendido que el cambio es doloroso, en lugar de verlo como una oportunidad que debemos gozar; un camino para crecer. Se mezclan muchas cosas: la codependencia, la zona de confort (porque por mala que sea, es lo que conocemos), la falta de merecimiento. Lo importante es detectar y aceptar. Para poder moverte, tienes que levantar tu hermoso trasero y decir: «¡Estoy lista! ¿Cuál es tu miedo?».

Miedo a que lo desconocido sea peor

Si no le haces espacio a lo nuevo: ideas, parejas, técnicas amatorias, experiencias, ¿cómo llegarán? Hay que darle un lugar físico o virtual. Nada nuevo puede acomodarse donde el miedo se desborda. Así que confía en que lo que tome ese sitio, será definitivamente mejor. Sencillamente porque es un cambio. En el sexo y en el amor.

Los clásicos miedos del sexo

a. Miedo a decir lo que realmente quieres. No tiene que ser ni incómodo ni demandante. Hablar respecto de lo que esperas como amante, puede ser sexy, divertido y nutrir su erotismo.

Secretos para superarlo

1. Nunca en la cama, antes o después del sexo. Jamás llorando, enojada ni apenada. Es tan natural como cualquier otro tema.

2. ¿Es acerca de su rendimiento (erecciones, eyaculaciones)? No seas textual, es una oportunidad para ambos. Voltea el tema.

3. Compartir fantasías resulta una mega herramienta.

b. Miedo a no tener orgasmos o a una vida sexual aburrida, limitada… Tienes que conocer, explorar tu cuerpo para darle la dirección a tu chico. No nació conociéndote ni es telépata. Un orgasmo es certero cuando los estímulos son eficientes en las zonas estratégicas. Descúbrelas y compártelas. La monotonía o la poca frecuencia por lo regular son el resultado de una relación en la que no hay expresión amatoria (comunicación y disponibilidad).

A veces hay que planear, diseñar, ponerse creativa. El deseo no es un hada madrina que viene de la nada; hay que buscarlo.

Secretos para superarlo

1. Aprende a disfrutar más en cada actividad de tu día; acostumbra a tu cuerpo al placer. La memoria sensorial es básica para construir el deseo.

2. Agenda encuentros, citas y salidas con él. E invítalo a sorprenderte con planes exclusivos para expandir su vida sexual.

c. Miedo a no ser sexy o buena amante. Tu concepto de sexualidad se construyó en gran medida de tu educación. Y sí, a casi todas nos educaron con un calzón de castidad mental, miedos, culpas y mitos. Pero ahora ya creciste y eres responsable de rediseñar ese concepto. Y eso es ser sexy y te hace deseable.

Secretos para superarlo

1. Ser sensual no consiste en intentar parecerte a una modelo, sino en tu mejor versión, y desde tu autenticidad, no de una copia de lo que nos han vendido como belleza o ser hot.

2. Tu capacidad para dar placer está en permitirte sentirlo y explorar.

Cosmopolitan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *