Juicio político al fiscal Gertz Manero: la petición de los hijos de Alejandra Cuevas en la Cámara de Diputados

8 diciembre 2021
Visto: 286 veces

 

Alejandra Cuevas (68 años, Ciudad de México) está a punto de pasar una segunda navidad encerrada en prisión por un delito que a todas luces, según las pruebas que se tienen, no cometió. Ella es acusada por el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, por la muerte de su hermano Federico. La culpa de omisión de cuidados. Sus tres hijos –Ana Paula, Alonso y Gonzalo– han denunciado por todos los medios posibles las violaciones a derechos humanos de las que aseguran su madre ha sido víctima desde el 16 de octubre de 2020 que fue detenida. Y ahora solicitaron en la Cámara de Diputados que se inicie un juicio político en contra de la máxima autoridad de la justicia mexicana.

Este martes, los tres hijos de Alejandra hicieron entrega en la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Diputados, de todos los documentos con pruebas que respaldan su petición. “Estamos ante una escandalosa y vergonzosa violación a los derechos humanos y de justicia”, señalaron en un comunicado, apuntando que es ese precisamente el motivo por el que buscan recurrir al juicio.

Los hijos de la detenida insisten en que la situación de su madre no es más que el resultado de una venganza personal de Gertz Manero quien, aseguran, “tiene miedo” de que su abuela Laura Morán de 94 años, quien durante casi cinco décadas fue pareja sentimental de Federico Gertz, pueda tener información que constate que este era prestanombres del actual fiscal y que “su fortuna incalculable salga a relucir”.

El caso de Alejandra Cuevas acumula ya una serie de giros que, más allá de ayudar a que se resuelva, le han alargado su estadía en la prisión. El último de ellos ocurrió el pasado mes de noviembre, cuando tres magistrados iban a pronunciar el veredicto sobre su caso con altas posibilidades de obtener su liberación. Pero horas antes de que eso tuviera lugar, el Consejo de la Judicatura Federal notificó que por instrucción del fiscal mexicano el caso había sido remitido a la Corte para que ahí sea resuelto.

Alejandra Cuevas fue sentenciada con un auto de formal prisión, mismo que la Cuarta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México confirmó el pasado mes de febrero. Los argumentos con los que se emitió dicha sentencia referían a Alejandra como garante de Federico, es decir, quien estaba a cargo de sus cuidados. Pero la única que desempeñaba ese rol era su madre, Laura.

El pasado septiembre, la Juez Quinto de Distrito de Amparo en Materia Penal en la Ciudad de México, Patricia Díez, consideró que los argumentos de la denuncia fueron incongruentes con los testimonios y elementos prueba presentados por la defensa de la acusada, así que les otorgó amparos a ella y a su madre Laura, mismos que dejaban sin efecto la orden de aprehensión que la tiene en la cárcel.

Pero casi enseguida la Fiscalía General de la República (FGR), dirigida por Alejandro Gertz Manero, impugnó el recurso, mismo que pareciera ir saltando de lugar en lugar sin lograr ser resuelto.

El hermano del fiscal mexicano murió en septiembre de 2015. La autopsia señaló prácticamente el deterioro de su salud como la causa del deceso. Alejandro Gertz Manero acusó a la pareja de su hermano, Laura Morán, y a sus hijas Alejandra y Laura –suegra de Alfredo del Mazo, desapareció después de la acusación– de homicidio por omisión de cuidados a Federico.

La denuncia fue archivada dos veces por la justicia de la Ciudad de México. En ambas ocasiones se concluyó que no había elementos que evidenciaran la responsabilidad de las acusadas. En 2020, luego de que Alejandro Gertz Manero fuera designado a cargo de la FGR, la demanda procedió y se retomó la acusación. El 25 de septiembre se ejerció acción penal y el 2 de octubre se libró la orden de aprehensión en contra de ambas señaladas. Dos semanas después Alejandra fue detenida mientras circulaba en un coche por Paseo de la Reforma.

Homicidio por omisión, es el delito que le imputan a Alejandra Cuevas. Dicha acusación requiere que se compruebe que la señalada era garante de la víctima, es decir, quien estaba a cargo de sus cuidados. En este caso, ese rol solo lo desempeñaba Laura Morán quien, de acuerdo con los establecido en las declaraciones, dentro de sus posibilidades y asistida por el personal de salud que tenía contratado llevaba a Federico a consultas y le compraba los medicamentos que le recetaban.

Es importante señalar que para que la persona garante pueda ser acusada se debe tomar en cuenta la posibilidad de salvamento, o sea la posibilidad física para actuar en el momento del peligro. Laura Morán tenía 88 años de edad en ese entonces.

Posterior a la detención de su madre, los hijos de Alejandra –como han dado a conocer desde el primer momento– trataron de negociar su liberación con Gertz Manero, intento en el que entregaron desde obras de arte hasta la renuncia de su abuela a la pensión que Federico le había dejado. Pero no fue suficiente. Incluso, han reiterado en diversas ocasiones Ana Paula, Alonso y Gonzalo, el fiscal les llegó a exigir que se incriminaran en el mismo delito, a lo que no sucumbieron, y decidieron entonces hacer mediática esta situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *