En Saltillo Gano el Miedo y el Hambre

8 junio 2021
Visto: 462 veces

 

Las pasadas elecciones realizadas dejan en claro que Saltillo sigue siendo un lugar atípico respecto al comportamiento o pensar de sus ciudadanos, por muchos años la ciudad capital se ha distinguido por el comportamiento de sus habitantes, por ejemplo en los círculos del comercio o los negocios se asegura que quien logra tener éxito aquí lo puede lograr en cualquier otra parte, lo anterior refiriéndose a lo difícil de la plaza, también es sabido que para vender eficazmente algún producto y que la gente lo compre es necesario afirmar que es de fuera, caso de ejemplo el chorizo, si tu pones en una bandeja dos productos exactamente iguales pero uno dice Chorizo de Múzquiz y otro Chorizo de Saltillo la gente de aquí optara por comprar el que es de otro lugar,  siempre ha existido un complejo de envidia, una envidia no para quien tiene más sino con el igual para que nunca se supere del nivel que comparten, existe un miedo enorme de que alguien que comparte la misma condición pueda superarse.

Pero además del miedo producido por la envidia existió otro miedo jugó un papel importante, ese fue el generado por un posible triunfo de la 4T, miles de personas abarrotaron las casillas del norte de Saltillo, como borregos al llamado de un balido corrieron para sentir que su voto era de utilidad en algo que ni siquiera entendieron, les importo muy poco la historia de      saqueo, la corrupción, los abusos, el exceso y lo peligros de concentrar el poder en el mismo grupo que por décadas los ha perjudicado, igual que un sentenciado a muerte a quien le otorgan el derecho de elegir entre la horca o el fusilamiento, al final de cuenta el resultado será el mismo, la gente de Saltillo presuntamente acomodada resulto ser muy ignorante, nunca supieron diferenciar que el voto Útil pudiera funcionar en el caso de los Diputados  Federales pues es ahí donde se ponen límites al Presidente, en las Alcaldías no tenía nada que ver y menos cuando en Coahuila se tiene un Gobierno del PRI y un Congreso local 100% controlado por ellos, muy inocentes si pensaron que Guadiana podría haber hecho a Saltillo socialista o imponer acciones estilo AMLO cuando existe un Congreso y un cabildo que se lo   impediría, además fueron muy inocentes si pensaron que podía ganar en contra de todos una maquinaria de privada y comprobada        eficacia, Guadiana nunca estuvo en posibilidades de ganar, la ignorancia de los que supuestamente deberían ser los más cultos fue aun más notoria cuando un candidato a Alcalde supera en votos a sus compañeros de   partido que competían por Diputaciones dejando en claro que nunca      entendieron ni quiera para lo que servía el voto útil, el miedo los llevo a  escoger el fusilamiento en lugar de la horca y su poca capacidad de     pensar nunca los dejo ver que existían opciones de escapatoria, ahora como resultado se tendrá una Administración municipal de Fusileros acompañados de un Cabildo de verdugos morenos expertos en la horca.

Otro gran ganador fue el Hambre, la gente en México pero de modo      principal en Coahuila ha confundido lo que debería ser un acto de         democracia con la oportunidad de ganar algunos pesos, para muchos    ciudadanos de Saltillo una elección es la oportunidad de una despensa, un tinaco, bultos de cemento, dinero o una tapa de huevo, no les importa quién gane, en muchos de los casos no saben siquiera por que se       concursa o cual es la función que debe cumplir en caso de ganar el      candidato a quien dan el voto, en Coahuila el voto está totalmente        prostituido y lo peor es que cada elección se encarece más, antes les    daban una torta o un frutsi ahora se habla de cifras de cuatro dígitos, ganar una elección en Saltillo requiere al menos de 100 millones de pesos para el día de las votaciones, a eso se agrega toda la logística, promoción,    entregables, gastos de difusión, gasolina, personal, alimentación, pagos de representantes, rentas y otros gastos, partiendo de que un Alcalde gana de sueldo alrededor de $100,000.00 en sus tres años de gestión apenas   podrá recuperar tres millones y medio de pesos, muy ingenuo pensar que alguien pelea por ganar para no recuperar ni el 2% de lo que invierte,     todos lo sabemos pero cuando se vende el voto en automático otorgamos una licencia para robar, un cartón de huevo para el votante y cientos de  millones para el electo.

En Saltillo se pudiera tener trasporte gratuito para todos si se ahorran los cientos de millones que cuesta una lección y no se permitiera que los    gobernantes robaran, habría parques de primer nivel, escuelas con instalaciones de primera, se podría apoyar a los deportistas, artistas,  científicos o emprendedores incluso no se tendría para que cobrar el  predial o eliminar impuestos, habría medicamentos gratuitos, becas significativas, calles y banquetas dignas, seguridad de primer mundo, centros de retiro para adultos mayores, apoyo al comercio local u otros muchos beneficios, por tristeza la gente piensa que un Diputado o un Alcalde viven de dinero que no es de ellos o que su función en nada afecta o  beneficia su vida cotidiana.

Como decía un viejo conocido “ Quien Puede con el Hambre “ lo malo de todo esto es que algunos de menos agarran algo por vender su voto pero quienes no lo hacen pagamos lo mismo o incluso más a la hora en que los ganadores se recuperan con creces todo lo que invierten, unos toman    dinero a cambio del voto y en cierta medida son conscientes de que      deberán pagar con aumentos, impuestos, inseguridad, malos servicios o aceptación de la corrupción pero que de quienes no lo hacen, por que    padecer de las mismas consecuencias que los que abonan con culpa a que nada mejore, esto debe cambiar para bien para mal, si se trata de vender el voto y padecer parejo las consecuencias pues que de una ves lo tabulen y nos den por igual a todos o que se busque la manera de parar esto pues de otra forma siempre segura ganando el miedo y el hambre en lugar de la democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *