El primer astromóvil enviado por China a Marte comenzó a explorar la superficie del planeta rojo

22 mayo 2021
Visto: 312 veces

El Zhurong tiene seis ruedas, pesa unos 240 kilos y se impulsa con energía solar. Se espera que su misión se extienda durante al menos 90 días marcianos, alrededor de tres meses terrestres

El rover chino Zhurong de la misión Tianwen-1 baja por la rampa del módulo de aterrizaje hacia la superficie de Marte, en esta captura de pantalla tomada de un video publicado por la Administración Nacional del Espacio de China

Según la Administración Nacional del Espacio de China (ANEC), el róver comenzó a rodar sobre la superficie marciana hacia las 10.40 hora de Beijing (02.40 GMT) del sábado.

La prensa local destaca que el hito supone que China se ha convertido en el segundo país en amartizar y operar un róver en el cuarto planeta del Sistema Solar, tras Estados Unidos, que ya ha llevado cinco.

El vehículo, llamado Zhurong en honor al dios del fuego de la antigua mitología china, tiene seis ruedas, pesa unos 240 kilos y se impulsa con energía solar.

Se espera que su misión se extienda durante al menos 90 días marcianos (cerca de tres meses terrestres), durante los que retransmitirá, a través de una sonda situada en la órbita del planeta, imágenes tridimensionales de alta resolución, analizará la composición de la superficie y buscará trazas de agua congelada, entre otras tareas.

El róver tiene una velocidad máxima de unos 200 metros por hora y puede superar obstáculos de hasta 30 centímetros, así como subir cuestas de hasta 20 grados de inclinación.

El Zhurong es parte de la misión china Tianwen-1, que fue enviada al espacio en julio de 2020 y cuya sonda de amartizaje alcanzó la superficie del planeta el pasado 15 de mayo, en la parte sur de la denominada Utopia Planitia, una llanura situada en el hemisferio septentrional de Marte.

China ya ha enviado astronautas al espacio, sondas a la Luna y ha hecho aterrizar un róver en Marte, la misión más prestigiosa en la competición internacional por el dominio del espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *