Algo que vale la pena leer ALBERTO BOARDMAN

30 abril 2021
Visto: 269 veces

 

 

 Infancia y libros                 

 

«Observa con ojos brillantes el mundo que te rodea porque los secretos más grandes siempre están escondidos en los sitios más insospechados. El que no cree en la magia nunca la encontrará». Road Dahl

Niños y libros, un encuentro que para ser exitoso debe procurar la mezcla infalible de interés y diversión. Y es que el universo literario se extiende mucho más allá del conocido mundo familiar de los textos escolares. Por ejemplo, el autor de relatos infantiles Roald Dahl, hace posible a través de un lenguaje sencillo y humor inteligente, montones de historias que durante décadas han entretenido e incentivado la lectura en los pequeños.

Nacido en 1916, novelista, cuentista, poeta y guionista galés de ascendencia noruega, fue piloto aviador durante la Segunda Guerra Mundial, en la que tras ser derribado y herido, sería enviado a Washington como parte de la milicia británica, siendo entonces que dedicó por entero sus esfuerzos al mundo de las letras. Inició con la obra “Pan comido”, suerte vivencia personal de su experiencia bélica; pero el éxito llegaría finalmente con los relatos infantiles, motivados por las historias que el propio Roald, contaba a sus hijos.

Publicó en total: 18 cuentos infantiles, 3 libros de prosa para niños, 2 novelas para adultos, 8 antologías de cuentos y 5 memorias bibliográficas “Matilda”, “Charlie y la fábrica de Chocolate”, “Las brujas” o “James y el durazno gigante”, tuvieron tanto éxito como clásicos de la narrativa infantil, que no pudieron evitar ser trasladados a la pantalla cinematográfica.

Una característica muy especial de su obra, es el sentido de cercanía e intimidad que alcanza el lector con los protagonistas a través de relatos contados desde la voz de un niño, el arquetipo del adulto como villano y la ponderación de atribuir virtudes y defectos. Un grande de la literatura infantil totalmente recomendable, que más allá de contar una simple historia, recrea los asuntos fundamentales del ser humano, la naturaleza y la vida, añadiendo además, la sensible capacidad de adaptación de niños y jóvenes, ante los conflictos de la existencia humana.

Somos lo que hemos leído y esta es, palabra de lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *