*LA CIUDAD Y EL CIUDADANO.* POR: G.A.R.

12 abril 2019
Visto: 251 veces

AEROMÉXICO LANZARÁ GRAN PROMOCIÓN, Y SALTILLO ESTÁ INCLUIDO.

EL PIB DE MÉXICO SI CRECERÁ AL CUATRO POR CIENTO.

UBER VA EN CAMINO A SER UNA SUPER POTENCIA GLOBAL.

SORPRENDENTES DECLARACIONES DE BENEDICTO XVI SOBRE LA PEDERASTIA EN LA IGLESIA.

DISNEY PLUS INICIA HASTA EL 2020 SU BATALLA CONTRA NETFLIX.

ALEJANDRO SANZ, ALCANZA EL NÚMERO UNO EN 48 HORAS.

ENNIO MORRICONE: ESPERO QUE EL MÁS ALLÁ ESTÉ MUY BIEN.

SARAPEROS YA GANARON SU PRIMER SERIE DE LA TEMPORADA.

*LA CIUDAD.*
Aeroméxico intentará revolucionar la manera de vender boletos de avión en México. Lanzará una campaña innovadora con la que busca reposicionarse en el mercado nacional. Los vuelos CDMX-Saltillo y Saltillo-CDMX estarán incluidos en esta novedad de la mercadotecnia que podría generar una nueva batalla de tarifas en el país. La semana próxima debemos conocer la publicidad al respecto.

*EL PAÍS.*
MÉXICO SI CRECERÁ AL CUATRO POR CIENTO AL FINAL DEL SEXENIO: URZÚA.

La economía mexicana conseguirá un crecimiento de 4% al final del sexenio. Basta con ver la inversión fija bruta de enero para darse cuenta que sí está llegando la inversión «como no lo había hecho en años», afirmó el Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

El funcionario dice que pronosticar cómo estará el desempeño de una economía dentro de cinco años es muy riesgoso y se vuelve casi una adivinanza. «Nosotros, pensamos que la inversión de enero puede ser una señal significativa y sostenemos que sí lograremos una expansión de 4% al cierre del sexenio», reiteró.

Al término de su participación, en el seminario organizado por el Banco Mundial (BM), sobre «Lograr que el crecimiento beneficie a los pobres», explicó que el ajuste al pronóstico de crecimiento que condujo la semana pasada la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), “cubre hasta una expansión de 2.1%”.

Descartó desestimar los pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI) que abrió las Reuniones de Primavera rebajando a 1.6% su expectativa para México. “Nosotros seguimos insistiendo en que este año sí se logrará una expansión de 2 por ciento”.

Sobre la estrategia que tiene la administración para apuntalar las finanzas de Petróleos Mexicanos (Pemex) con los recursos de los Fondos de Estabilización, precisó que están propiendo cambiar el sentido de operación de los mismos para que funcionen como sucede en el resto del mundo: de forma contracíclica.

“Es la forma normal como se utilizan los fondos de estabilización en el mundo, son contracíclicos y estamos proponiendo utilizarlos en ese sentido”.

Corrupción y bajo presupuesto, anclas
En el seminario, el titular de las finanzas nacionales explicó que el origen del bajo desempeño que ha mantenido el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano en las últimas décadas resulta de  la baja inversión pública, de la mala planeación y de la corrupción prevaleciente.

Admitió que por el momento el presupuesto público es corto, y que por ello lo van a maximizar y tratarán de generar políticas públicas que incentiven a la inversión.

Expuso que si se dividiera al país en función del crecimiento que logran las entidades federativas, “claramente tendríamos tres países. Los del norte, con tasas de crecimiento dinámicas; los del Sur, que se expanden a la mitad de la capacidad de sus pares del norte; y los del centro, cuya dinámica es más avanzada”.

La estrategia que están impulsando es acelerar el desarrollo de las economías del sur, dirigir los proyectos de inversión a esa región del país y aprovechar este momento en que la inflación va a la baja, para elevar el nivel de riqueza de los estados de esa zona.

En el seminario, Urzúa también explicó que parte de esta estrategia para hacer menos heterogénea la dinámica de crecimiento regional, insertaron la política pública de promover que las trabajadoras domésticas sean incluidas en el sistema de seguridad social. Ahí, se están abordando al mismo tiempo dos temas: apoyo a las mujeres e impulso a la productividad.

Y enfatizó que en la administración del país, están asumiendo a la gente como el foco de las políticas públicas. Por ello están impulsando la calidad en la educación pública.

*RELIGIÓN.*
BENEDICTO XVI “SE TIRA AL RUEDO” EN EL TEMA DE LA PEDERASTIA EN LA IGLESIA CATÓLICA.

Joseph Ratzinger, el Papa emérito Benedicto XVI ha roto su silencio y ha publicado un documento de 18 páginas en el que analiza algunas de las causas de la plaga de los abusos a menores que azota a la Iglesia. El texto, titulado La Iglesia y los abusos sexuales, navega por la situación actual con el pretexto de la cumbre que el Vaticano celebró el pasado febrero y señala fundamentos teológicos para lidiar con uno de los momentos más complicados de la Iglesia católica.

Pero el pontífice emérito, de 91 años, va mucho más allá del ámbito eclesiástico y atribuye el problema a una evolución de las costumbres sexuales producida en toda la sociedad y originada durante la revolución sexual de los años sesenta. Además, culpa a “una justicia garantista” con los sacerdotes de parte de su impunidad y de la falta durante años de castigos más severos.

El documento está estructurado en tres partes. En la primera, presenta el contexto histórico desde la década de los sesenta. De hecho, volviendo a una de sus viejas obsesiones, sitúa el epicentro de la cuestión en la revolución de Mayo del 68 y el colapso espiritual que, supuestamente, produjo.

“Se puede decir que en los 20 años entre 1960 y 1980, los estándares vinculantes hasta entonces respecto a la sexualidad colapsaron completamente, y surgió una nueva normalidad que hasta ahora ha sido sujeto de varios laboriosos intentos de disrupción”.

Pero el Papa emérito va más allá en la demonización de ese periodo y señala que «parte de la fisionomía de la Revolución del 68 fue que la pedofilia también se diagnosticó como permitida y apropiada».

En la segunda, se refiere al impacto que tuvo una cierta decadencia moral de aquel periodo de los sacerdotes; y, en la tercera, lanza una propuesta para encarar una situación que, según él, «no fue aguda hasta mediados de los años 80».

El texto, sin embargo, no da referencias claras sobre cómo erradicar los abusos a menores en el seno de la Iglesia y concluye que la pederastia ha alcanzado «estas proporciones» ante «la ausencia de Dios».

Ratzinger, como no podía ser de otra forma, explica que ha escrito el texto de acuerdo con la Secretaría de Estado del Vaticano y con el propio Francisco.

“La extensión y la gravedad de los incidentes reportados han desconcertado a sacerdotes y laicos, y han hecho que muchos cuestionen la misma fe de la Iglesia”, comienza el Papa emérito refiriéndose al origen de la cumbre vaticana de febrero. “Fue necesario enviar un mensaje fuerte y buscar un nuevo comienzo para hacer que la Iglesia sea nuevamente creíble como luz entre los pueblos y como una fuerza que sirve contra los poderes de la destrucción”.

En su análisis, que inevitablemente será interpretado como un refuerzo teológico a una cumbre más enfocada a cuestiones prácticas y vacía de contenido doctrinal, Benedicto se refiere a una cierta irrupción del relativismo moral donde no existe ya el bien y el mal. Sino solo aquello “que según la circunstancia es relativamente mejor”.

El Papa emérito se centra mucho en la experiencia vivida en su juventud en Alemania y habla de “clubes de homosexuales” formados “en varios seminarios que actuaban más o menos abiertamente” y que “cambiaron significativamente el clima que se vivía en ellos”.

Son curiosas algunas revelaciones que hace ahora, como la de que «en un seminario en el sur de Alemania, los candidatos al sacerdocio y para el ministerio laico de especialistas pastorales vivían juntos e incluso los casados a veces estaban con sus esposas e hijos; y en ocasiones con sus novias».

Ratzinger también se refiere a obispos que rechazaban la tradición católica en nombre de un “catolicismo moderno”. Un problema, que según explica, era conocido por la Santa Sede.

Además, defiende el papel de Juan Pablo II en esta cuestión, pese a que ahora algunas corrientes modernas traten de desacreditarle.

Junto a él, explica, se llegó a la conclusión de que debía dotarse a la Congregación para la Doctrina de la Fe (entonces Ratzinger era el prefecto de dicho dicasterio) de la autoridad y los mecanismos para juzgar y castigar unos delitos que una justicia demasiado «garantista» era incapaz de controlar.

*TRANSPORTE.*
UBER BUSCA CONVERTIRSE EN UNA COMPAÑÍA MUCHO MAYOR.
Uber da el paso formal para empezar a cotizar en Wall Street, al publicar el folleto en el que detalla los méritos de una transacción con la que espera recaudar 1.000 millones de dólares, aunque esa cifra podría multiplicarse por diez.

El servicio alternativo al taxi revela así algunos de sus secretos y ambiciones en la búsqueda por lograr una valoración próxima a los 100.000 millones. El estreno se espera para comienzos de mayo en el New York Stock Exchange.

Esta valoración inicial estaría por debajo a los 120.000 millones que predijeron los banqueros el año pasado. La cifra más conservadora puede ser reflejo de la dificultad que está teniendo Lyft en el parqué desde su estreno hace solo dos semanas.

El gran rival de Uber en EE UU subió un 30% al principio pero se desinfló enseguida y cotiza a un precio un 15% inferior al fijado en la oferta.

Como en el caso de Lyft, la cuestión está en saber por cuánto tiempo los inversores están dispuestos a aceptar que su negocio no sea rentable.

La compañía de movilidad perdió 997 millones en el ejercicio 2018. Es cuatro veces menos respecto al ejercicio precedente. La pérdida operativa es de 1.850 millones. Los ingresos mejoraron un 42%, a 11.270 millones, pero se desaceleran.

Uber apuesta por cambiar la manera en que se mueven las personas. Eso tendrá implicaciones para los propios fabricantes de automóviles, que ya anticipan una caída en la propiedad de los coches.

En este sentido, detalla que opera en más de 700 ciudades y realiza 14 millones de viajes diarios. Desde que se lanzó el servicio, acumula más de 10.000 millones de viajes, que duplicó en un año.

“Nuestros clientes viajaron 41.800 millones de kilómetros en nuestra plataforma en 2018”, indica el consejero delegado, Dara Khosrowshahi.

La población agregada en los 63 países donde ofrece su servicio es de 4.100 millones de personas. «El potencial es enorme», dice. Uber estimamos que en esos mercados se recorrieron 7,5 billones de kilómetros en viajes inferiores a los 50 kilómetros.

Factores de riesgos
Uber contaba a final del cuarto trimestre con 91 millones de consumidores activos al mes, un 35% más que hace un año. Ese crecimiento se lo debe a servicios como la entrega de comida a domicilio. El documento incluye un mapa con la extensión geográfica de la plataforma.

EE UU es su mayor mercado, donde controla el 65%. La misma penetración la tiene en Europa y América Latina. En Oriente Medio es del 50%, como en India.

Es el rival a batir. Pero también afronta riesgos, entre los que cita la guerra de precios que libra con otros servicios competidores que tratan de ganar cuota de mercado.

También habla del impacto de la reclasificación de los conductores que participan en la plataforma. Y se menciona, entre otros factores que puede afectar al negocio, el éxito en la comercialización de nuevos negocios como los vehículos autónomos, las bicicletas elécticas y los patinetes.

Aunque la solicitud inicial de la oferta fija un objetivo de recaudación en los 1.000 millones, se espera que llegue a 10.000 millones.

La colocación, por tanto, será mayor que la de Lyft y la más importante desde Alibaba en 2014. Es también como compañía cinco veces más grande por ingresos que su rival. Controla el 38% del capital en la rusa Yandex, el 15% en la china Didi y el 23% en Grab.

La operación estará liderada por Morgan Stanley y Goldman Sachs, aunque en la oferta participaran 29 entidades colocadoras. El símbolo elegido es UBER.

Aún debe determinar el número de acciones que sus dueños van a liberar para que entren otros inversores e indicar el precio, en función de la demanda. Lyft optó por el Nasdaq como plataforma para cotizar. En su caso recaudó 2.300 millones.

*ENTRETENIMIENTO.*
DISNEY PLUS EMPIEZA SU GUERRA CONTRA NETFLIX HASTA EL 2020.
La plataforma de video en streaming Disney Plus estará disponible a partir del primer trimestre de 2020, más tarde de lo previsto, empezando por Estados Unidos, anunció el gigante de los medios y del entretenimiento este jueves.

Posteriormente, Disney Plus se lanzará de forma progresiva en Europa, para luego extenderse a otras regiones del mundo, informó The Walt Disney Company, como parte de sus planes para competir con los actuales servicios de streaming como Netflix y HBO Go.

Entre el talento que participará en la creación de contenido para esta nueva plataforma, Disney mencionó que los actores Diego Luna y Alan Tudyk colaborarán juntos para elaborar un nuevo show basado en el personaje de Star Wars, Cassian Andor.

En tanto, todas las películas de Pixar estarán disponibles en la librería del servicio de streaming Disney Plus.

El nuevo servicio de Disney ofrecerá sus propias películas y programas de televisión junto a todas las adquiridas de la compañía 21st Century Fox de Rupert Murdoch, que incluyen «Star Wars», las entregas de los superhéroes de Marvel y el contenido de la televisión ABC.

Los detalles sobre Disney Plus fueron proporcionados durante un encuentro con inversionistas, donde el director ejecutivo Bob Iger dijo que el servicio de streaming iba a combinar las fortalezas de Disney con los recursos de Fox.

«La plataforma Disney Plus está siendo construida sobre esas bases, con un contenido y una tecnología con la que ninguna otra compañía puede rivalizar», dijo Iger.

«Sabíamos que la mejor forma de llegar al mercado era creando un buen contenido y distribuyéndolo de forma innovadora. Es así de simple», agregó.

Disney Plus combinará ofertas de poderosas marcas como Pixar, Marvel y Star Wars con contenido de Hulu y de la red de deportes ESPN.

La compañía puso el acento en sus planes de utilizar su codiciado contenido y nuevas creaciones que están por llegar para diferenciarse de sus competidores en el mercado del streaming audiovisual, cada vez más competitivo.

El mercado del streaming, dominado por Netflix y sus 140 millones de abonados, es hoy en día el paso inevitable de los grupos mediáticos y tecnológicos.

Amazon también está presente con Prime Video y Apple acaba de anunciar su propia plataforma, Apple TV+, que se lanzará este año en una fecha y a un precio que no se conocen todavía.

*MÚSICA.*
ALEJANDRO SANZ EL NÚMERO UNO, EN 48 HORAS.

En apenas 48 horas, el nuevo álbum de Alejandro Sanz (Madrid, 1968), #El disco, se ha aupado hasta el número uno en 13 países.

El duodécimo trabajo del músico —que presentó un anticipo a finales de 2018 con el single titulado No tengo nada— comienza con un homenaje al compositor ruso Rajmáninov, El trato. Ayer retomó las entrevistas para presentar sus nuevas canciones, que tuvo que suspender días atrás debido a una neumonía.

Empieza la limitada conversación: 10 minutos milimetrados. “Con el título no quiero ser pretencioso. Es por el formato físico que se nos va, está en extinción”, dice nostálgico a quien Internet ha hecho aún más universal, si cabe. “Un disco es un relato sonoro, que condiciona las canciones de principio a fin”.

Y continúa: “Aún hay gente que lo escucha de arriba abajo. Hay una diferencia entre un éxito y un gran éxito. El primero es cuando le gustas a tu gente, mientras que un gran éxito es cuando incluso a la gente a la que no le gustas, le gusta… Al final, ¡eh!, bueno…”.

El cantante iniciará el 1 de junio en Sevilla LaGira, un tour que le llevará por estadios españoles como los de Barcelona (8 de junio), Madrid (15), Elche (21) y Santiago de Compostela (6 de julio).

La conversación del artista se diluye y su mirada se dirige a la puerta de entrada, donde se desarrolla una inopinada algarabía. “Perdona, son mis hijos. Acaban de llegar de Miami. ¿Te importa…?”.

Se levanta a achucharles, en una escena doméstica en la que Alejando Sanz, el artista, se convierte en Alejandro, el padre, eso que lo iguala al resto de los mortales, a esa mayoría que no ha vendido más de 25 millones de discos en todo el mundo ni acumula en casa 23 premios Grammy.

Después del ínterin vuelve a su sitio y retoma la conversación. En su disco colabora Nicky Jam, un astro del reguetón, en el tema Back in the City, donde aparece también un sampleado de Por si acaso regreso, de Celia Cruz, y que se concibió como una proclama contra los muros y las fronteras.

La latinización de la música pop es imparable. “Esa apertura es algo bueno. Hay un montón de estilos, de sonidos más complejos, con ritmos de cinco por ocho, por ejemplo, que aún se pueden descubrir. Pero aunque la música latina es más potente que nunca, viene de muy atrás.
Gente como Alberto Cortez [fallecido el pasado 4 de abril] ya sentaron las bases. Con esa manera de interpretar, tan borgiana… Sin la literatura de allí no podría entenderse todo lo que está pasando con la música”.

La referencia argentina es el pretexto literario para enlazar la siguiente pregunta.

—¿Le duele España, como a Unamuno?

—Se habla de crispación, pero lo veo con perspectiva, porque vivo fuera. Y veo que España está muy viva. Es efervescente, peleona.

Fuera pasan menos cosas. Las protestas sociales en Estados Unidos se suelen limitar a un grupito de gente con una pancartita y los medios no les prestan demasiada atención. Aquí se hacen notar más y me alegra.

—¿Y las posturas extremas de algunos partidos políticos?

—Me preocupan, pero hasta los radicales cumplen una función, que es ponernos alerta. Y los discursos extremistas no se pueden aplicar. Tenemos una democracia muy sólida.

Un toquecito en la espalda anuncia el final. Da tiempo a una última pregunta.

—¿Va a votar el 28 de abril?

—Pues claro. Ya he pedido mis papeletas.

*CLÁSICOS.*
ENNIO MORRICONE: NO SÉ COMO SERÁ EL MAS ALLÁ…ESPERO QUE ESTÉ BIEN.
Cuatro días antes de la entrevista, el entorno de Ennio Morricone remite una hoja de ruta. “Directrices” reza el título del documento, que consta de 18 puntos para preparar la charla. Muchos rebosan de sentido común: no insistir en su vida privada o evitar “las mismas preguntas, una y otra vez”.

También se insta a periodistas que acudan a su casa a no mover muebles y otros objetos: “Le enfadará de verdad”. Algunos consejos, en cambio, resultan más sorprendentes: “Mucha gente pregunta cómo dirigirse al artista. ‘Maestro’ valdrá”. Y dos mayúsculas aclaran que “el Maestro Morricone NO hace bandas sonoras, sino música para cine”.

Entre tamañas advertencias, el peso del mito y su fama de gruñón, mientras el teléfono suena cabe prepararse para lo peor.

Nada más lejos de la realidad. Al otro lado, aparece un hombre encantador, al que en absoluto le preocupa cómo se le llame —“Maestro solo es una constatación de una profesión, se usa para gente con talento y otra con mucho menos”— o el término más apropiado para su obra: “Son lo mismo. Lo que me importa es que la música exista y tenga consistencia incluso sin el filme”.

Casi parece inquietarle más un asunto muy terrenal, que comenta enseguida: la crisis futbolística de su amada Roma. “Quizás, si el portero rival se aparta, el domingo puede darse un milagro”, augura. Dos días después, la Roma perdió 1-4.

Hace dos años que su equipo afrontó la despedida de su mayor leyenda, Francesco Totti. Ahora, Morricone prepara el mismo paso: una última gira, que recalará el 4 de mayo en Bilbao y el 7 y 8 en Madrid, antes de un largo adiós en Roma y un epílogo en Lucca, el 29 de junio.

“Cumpliré 91 años en noviembre, me encuentro muy bien, pero, ¿qué hago? ¿Continúo? Imposible”, dice él. Y añade: “No fue duro decidir. Es la constatación de que, con 90 años, hay que parar. He hecho tantas películas, conciertos, música absoluta. En un momento dado he de decir ‘basta’. He trabajado mucho, debo descansar y me permito parar. La gente quiere, y yo también”.

A juzgar por la cantidad de aforos ya completos, no está claro que el público agradezca su retirada. Se va el padre de más de 500 melodías, de La misión, Los intocables de Eliot Ness, El bueno, el feo y el malo o Novecento, uno de los mejores compositores de la historia del cine.

Aunque el creador siempre recuerda que el séptimo arte supone un capítulo de una carrera también curtida en la música sinfónica o en arreglos para canciones como Sapore di sale. Nació en Roma en 1928, perdió a un hermano de tres años, fue adolescente durante el hambre y la guerra, se diplomó en trompa en el Conservatorio de Santa Cecilia y se dispuso a enamorar al mundo con su música.

Si no, como ha dicho alguna vez, hubiese sido ajedrecista. Mejor así: no por nada, cuatro urbes italianas le han concedido la ciudadanía honorífica y grupos como U2, Muse o Metallica han homenajeado su arte.

Por lo menos, Morricone seguirá componiendo. Eso sí, solo lo que le apetezca. Acaba de rechazar el Pinocho de Matteo Garrone, lo nuevo de Daniele Luchetti y “dos filmes americanos”. Sí se ha rendido a la última película de su amigo Giuseppe Tornatore, con el que trabajó en Cinema Paradiso y en casi toda su filmografía. Por lo demás, el maestro quiere dedicarse a la “música absoluta, no aplicada a ningún arte visual”.

“He sufrido mucho cuando he hecho cine, porque tenía que escribir una música que estuviera bien para mí y para el filme, el público, el director o el productor. Es un ejercicio de dificultad tremenda, mis obras tenían que mantener la dignidad”, agrega Morricone. Cree que lo ha conseguido, que siempre entregó “un buen trabajo”, a base de luchar toda una vida, esquivando las imposiciones.

“Muchos cineastas querían música que ya conocían o le sonara familiar porque les resultaba más fácil aceptarla, pero yo hacía la que yo decía”, aclara Morricone.

Así, cuando el director Flavio Mogherini le pidió “un Chaikovski”, él contestó: “Yo no le hago una mierda”. Y colgó. Y ante la lista de músicas que Pasolini le sugirió que usara para uno de sus largos, Morricone respondió que un compositor no trabaja por encargo. El director reculó: “Estupendo, haga lo que quiera”.

“Por desgracia, la música a menudo llegaba al final de la producción. A veces tan solo un mes antes del estreno. Era preocupante, el director no tenía siquiera la opción de rechazarla. Muchos necesitaban acostumbrarse, a veces mis obras eran un golpe inesperado”, recuerda el compositor.

Tanto que, a medida que su icono se agrandaba, se afirmó el modelo opuesto: Morricone componía antes, y el filme se adaptaba a sus notas. Así lo hizo con Sergio Leone, con quien compartió desde clase en primaria hasta un largo idilio creativo en el wéstern.

O sus risas cómplices cuando, un año después de su estreno, fueron al cine a ver Por un puñado de dólares. A la salida, se miraron y exclamaron: “¡Qué filme más malo!”. Todavía hoy, Morricone la considera su peor composición.

Además de honesto, el creador siempre se ha definido como “tímido”. Tal vez por eso se escondió de la fama. “No me dejo ver nunca, no me expongo, no voy a ciertas invitaciones.

Me quedo en casa”, subraya. Allí, en su vivienda con vistas a la centralísima Piazza Venezia de Roma, crea y descansa. Apenas pone música —“no la escucho casi nada, ya estoy obligado a revisar la mía para dar el visto bueno a los discos”— y alguna película o partido de fútbol en su televisión.

Al estadio ya no va, y al cine cada vez menos: “Maria [Travia, su esposa] y yo somos ancianos. Por la noche nos gusta estar en la cama”.

No le preocupa tampoco lo que diga de él el público —“lo que quieran, pero sin pensar en mí”—, aunque sí un poco el último adiós. El maestro reconoce que piensa en la muerte, cree en Dios y no tiene “muy claro” qué hay después. “No sé cómo será el más allá. Esperemos que esté bien”, suelta. Antes, aún le quedan muchos retos. Y una gira final. ¿O una sorpresa? “Yo no diré a nadie que son los últimos conciertos. Soy libre de hacer otros, en el futuro. Pero no quiero”. A no ser que cambie de idea. Decidirá él, sin imposiciones. Como siempre.

HOLLYWOOD, KUBRICK Y LO QUE NO FUE
Ennio Morricone ganó su primer Oscar hace tres años, por la música de Los odiosos ocho, de Quentin Tarantino. A sus 87, subió al escenario ovacionado, recogió la estatuilla y dio las gracias a su mujer, Maria, por soportar su “ausencia”.

Antes, había recibido cinco nominaciones y un premio honorífico, en 2006. El maestro cree que le falta al menos un galardón, por La misión. Y la leyenda cuenta que tal vez pudo haber otro: al parecer la candidatura de Érase una vez en América fue entregada fuera de plazo.

Algunos creen que Hollywood le ninguneó porque Morricone nunca se mudó a Los Ángeles. Y eso que un estudio le ofreció una villa y un productor quiso asumir los gastos para que se quedara allí escribiendo. “Amo Roma, la Roma, me gusta estar aquí”, lo explica él.

También le hubiera encantado colaborar con Stanley Kubrick, una de las pocas espinitas de su trayectoria. Tras escuchar la banda sonora de Investigación sobre un ciudadano libre de toda sospecha, el cineasta quiso a Morricone para La naranja mecánica.

Llamó al compositor y este aceptó. “Entonces Kubrick habló con Sergio Leone, para pedirme ‘prestado”, relata. Más allá de terminar la mezcla de Agáchate, maldito, su agenda estaba libre. Pero el cineasta italiano sostuvo que Morricone estaba trabajando con él y se negó: “Yo le dije que sí a Kubrick. ¡Fue Leone quien dijo que no!”.

*DEPORTES.*
SARAPEROS, ENDEREZANDO EL RUMBO.
La nave verde ganó su primer serie ante Monclova. Se logró salir de aguas turbulentas, haciendo que la afición retome la confianza en el equipo. Ya con menor presión, luego del incierto arranque, la directiva tendrá mejores condiciones para avanzar en el fortalecimiento del roster, para redondear la ofensiva y complementar el staff de picheo, así como seguir afinando la defensa. A seguir ganando. No

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *