Los Enemigos de Meade dentro del mismo PRI

15 mayo 2018
Visto: 534 veces

IMG_20180406_153924

 

 

Terminaron los tiempos del voto corporativo, hoy la unidad es tan solo un recuerdo, el fenómeno se percibe en todo el País y de manera principal en aquellos Estados donde no se encuentra en juego la Gubernatura, muchos de los candidatos emanados del tricolor reniegan de sus colores y disfrazan sus siglas pareciendo olvidar a que se deben.

La ambición  personal   supera cualquier compromiso de agradecimiento, no importa causar daño ni lesionar a quienes buscan otros puestos de manera ascendente, así las cosas los candidatos a las Alcaldías abandonan a sus pares que buscan cargos como diputados y Senadores, en igual forma dejan de lado a su candidato a la Presidencia de la República.

Tal actitud no reflexiona en los problemas que generan a quien en los Estados se ostenta como Gobernador, intentar llevar una administración sin el apoyo del Congreso y el Senado no es tarea fácil, menos cuando quien resulte Presidente Electo milite en partido distinto al PRI.

Muchos candidatos a las Alcaldías ponderan el poder personal y sus metas por sobre las demás cosas, parecen no ver que si bien pueden llegar a gobernar el municipio su carrera se podría truncar al finalizar la gestión.

Hoy pasan por alto a los gobernadores, negocian con fuerzas opositoras sin importarles que las mismas ataquen a quien les concedió la candidatura, además de ello olvidan por completo al candidato a la Presidencia designado por su propio partido, no lo mencionan e incluso lo niegan, se venden como algo distinto sin meditar que afirmarse como diferentes lleva implícito un reproche a lo que por años a significado el Revolucionario Institucional.

Los Enemigos más peligrosos de José Antonio Meade están en las filas del PRI, difícilmente se puede convencer hacia afuera cuando los de casa sacan la vuelta a lo propio, lo dicho no es supuesto ni se afirma sin sustento, basta observar la publicidad de muchos candidatos a las Alcaldías para comprobar como utilizan colores diversos a los de su partido, incluso los logotipos que ponderan en sus calcomanías, prendas y espectaculares ninguna relación evidencian con la característica imagen del PRI, en sus recorridos de campaña omiten solicitar el voto para Pepe Meade incluso algunos ni siquiera lo mencionan.

Cuando lo grueso de una estructura piramidal omite o ignora a un candidato a la presidencia el trabajo generado se diluye, las bases se confunden y optan por pensar en otra opción  “Si su propio candidato a la Alcaldía no quiere o no fomenta al candidato a la presidencia ellos tampoco tienen por qué hacerlo”

Recordemos que la estructura del PRI es clientelar, si quien les entrega los beneficios o las canónigas tan solo pide por él la gente entenderá que apoyando solo a su mecenas tendrán cubierta de obligación.

En el PRI están operando de manera lineal, el trabajo es horizontal y dejan de lado lo vertical, venderse como ciudadanos o candidatos ajenos al PRI solo les otorga beneficios personales pero dañan gravemente a otros que si requieren forzosamente que el trabajo de promoción se efectúe de manera integral, el peor enemigo de José Antonio Meade se encuentra dentro del mismo partido que lo postulo y cuando ello sucede de nada sirven los ejércitos electorales pues quien los comanda en el campo de batalla actúa con traición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *