Trump defiende su capacidad mental calificándose a sí mismo como “un genio”

7 enero 2018
Visto: 290 veces

NEW YORK, NY - AUGUST 15: US President Donald Trump speaks following a meeting on infrastructure at Trump Tower, August 15, 2017 in New York City. He fielded questions from reporters about his comments on the events in Charlottesville, Virginia and white supremacists. (Photo by Drew Angerer/Getty Images)

Los límites de Donald Trump aún son un misterio. Excesivo, furibundo, mentiroso, ignorante… los calificativos que le dedican sus enemigos se han multiplicado desde que se presentó en campaña y en los últimos meses han derivado en uno especialmente venenoso para un presidente de EEUU: desequilibrado mental. Una acusación que ha cobrado fuerza esta semana tras la publicación de un demoledor retrato de la Casa Blanca y que ha llevado al propio Trump a declarar muy a su modo que, lejos de estar incapacitado para el mando, es “un genio”.

@realDonaldtrump

Now that Russian collusion, after one year of intense study, has proven to be a total hoax on the American public, the Democrats and their lapdogs, the Fake News Mainstream Media, are taking out the old Ronald Reagan playbook and screaming mental stability and intelligence…..

@realdonaldtrump

….Actually, throughout my life, my two greatest assets have been mental stability and being, like, really smart. Crooked Hillary Clinton also played these cards very hard and, as everyone knows, went down in flames. I went from VERY successful businessman, to top T.V. Star…..

“La preocupación es enorme y hay que decirlo claramente. Trump es un peligro y muestra signos de violencia y atracción a la armas y a la guerra”, ha dicho Bandy Lee, una psiquiatra forense de la Escuela de Medicina de Yale y editora del libro El peligroso caso de Donald Trump, 27 psiquiatras y expertos en salud mental evalúan al presidente. Las palabras de Lee han tenido notable repercusión en los medios estadounidenses y una docena de congresistas, todos demócratas excepto uno, la invitaron hace un mes al Capitolio a explicar sus tesis.

A estas alertas se ha sumado esta semana el polémico libro Fuego y Furia, en el que se describe al presidente como una personalidad infantil, incapaz de prestar atención a los informes, megalómano y víctima de sus impulsos. Una caracterización que Trump ha negado tajantemente, pero que ha vuelto a sacar a la luz el problema del límite. ¿Hasta dónde puede llegar el presidente? De momento, nadie lo sabe.

Información de: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *