Difícil 2018 para el PRI en Coahuila

13 noviembre 2017
Visto: 790 veces

pri-roto-720x340

Observando los antecedentes de los resultados electorales es fácil prever que las elecciones del 2018 asoman un difícil panorama para el PRI en Coahuila, sin temor de error se puede afirmar una derrota para  quien sea el candidato a la presidencia de la república abanderado por el partido tricolor.

Primero se tiene que considerar que el PRI no contara con el apoyo de los llamados partidos morralla que si bien poco suman en votos si permiten una amplia facilidad de maniobras electorales para el manejo de recursos, manipulación de espacios publicitarios, entrega de propaganda, espacios en medios informativos y contrapeso en debates o espacios de opinión.; La ausencia de dichos partidos sin duda marcara una gran diferencia en el control que las autoridades electorales, la oposición y la misma ciudadanía pueda ejercer sobre los gastos o acciones que se desarrollen.

En el ámbito nacional se prevé que partidos como el verde ecologista o nueva alianza no participen en comunión al PRI, ello sin duda también dificultara las maniobras en el Estado, sumado a lo anterior el efecto López Obrador pesara en la decisión del electorado generando que la decisión que se tome en razón  a la elección de Presidente contagie lo local en respecto de Alcaldías, diputaciones y el senado.

Los números son fríos, en 2017 el PRI Coahuila obtuvo el 38.9% de los sufragios emitidos contra el casi el 57% de votos en su contra repartidos entre diversos candidatos opositores, lo anterior siendo apoyado por diversos partidos aliados que operaron en su favor y que en 2018 ya estarán desaparecidos por haber perdido su registro.

Si bien la participación en las pasadas contiendas electorales de Coahuila fue buena en 2018 se espera que al elegirse presidente de la república esta aumente en al menos diez por ciento, una regla infalible es que a mayor concurrencia de votantes menores las posibilidades del PRI, además en respecto a las elecciones locales no habrá presencia de independientes generando poca distracción del voto de castigo o voto anti PRI.

La ecuación es fácil: Mayor participación + inferior número de opciones = a menores posibilidades  para el PRI.

Otro efecto a considerar y que sin duda producirá sus efectos es el creciente descontento social, hoy aun y cuando muchos no lo acepten nuestros niveles económicos se han visto afectados, en México el 90% de la población es más pobre o menos rica ( dependiendo la óptica particular)  antes de Peña Nieto todos teníamos mejor nivel de vida, se comía mejor, se contaba con mayores facilidades para esparcimiento, existía posibilidades de viajar o de adquirir bienes o de menos se vivía con menores restricciones; En igual sentido quedaron desvanecidas las ilusiones o esperanzas de mejoría dado que el 80% de las promesas de campaña propuestas por quien es hoy el Presidente de México fueron incumplidas, ofertaron bajar la gasolina y la electricidad, aseguraron que darían mejores servicios de salud y educativos, prometieron bajar el costo de medicamentos, aumentar los niveles educativos, generar trabajos mejor pagados, disminuir la inseguridad, abolir la corrupción entre otras tantas cosas que distan mucho de lo que realmente acontece.

La gente que vive en la pobreza extrema o quienes nada tienen han sido parte medular de la fortaleza del PRI, gente con necesidad de vender el voto para pasar el día a día, grupos manipulados o engañados a causa de su ignorancia o viejos devotos que  van desapareciendo al paso de los años dejaran de ser suficientes para ganar la elección.

Aunado a lo anterior debemos sumar que aun como perdedores los grupos opositores en Coahuila han sabido mantener la llama del disgusto encendida, mucha gente que se siente agraviada por el supuesto robo o fraude electoral serán los más férreos combatientes para buscar la derrota del PRI en Coahuila.

Nada fácil se vislumbra el panorama electoral para el Revolucionario Institucional, si bien a nivel nacional su posición es endeble, en Coahuila lo será aun mas, sin importar quién sea el candidato oficial es prácticamente imposible que logre Vitoria en nuestro Estado, el efecto de esa derrota en igual sentido se verá reflejado en lo local, las elecciones están a meses de realizarse y de momento no se ve remedio que les pueda mejorar el panorama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *