TEMPORADA DE “PECES GORDOS” RUBÉN OLVERA MARINES

13 octubre 2017
Visto: 210 veces

 

olvera123

Don Paco

Desde esta tribuna comparto la pena de la Familia de la Peña de León por el sensible fallecimiento de Don Francisco de la Peña Dávila, Director y Fundador de El Heraldo de Saltillo. Quienes participamos en esta histórica casa editorial, lo lamentamos profundamente, y de manera personal le enviamos un abrazo y nuestras condolencias a nuestro amigo Francisco de la Peña, hijo de Don Francisco, y a toda su familia. Sin duda, Don Francisco hombre recto y de gran corazón, ha dejado un gran legado, una familia de bien y una obra que es ejemplo a seguir.

Son nueve los ex gobernadores que por distintas faltas a la ley han caído presos en el presente sexenio. Otros dos son buscados por la justicia local y extranjera, me refiero a los exgobernadores de Chihuahua y Coahuila, respectivamente. A dos más, sus sucesores les cierran el cerco: Durango y Nuevo León.

El combate a la corrupción sostenida con actos “espectaculares”, mediante el encarcelamiento de “peces gordos”, es una práctica del poder que genera más suspicacias que confianza entre la población y que se perpetúa sexenio tras sexenio. Porque si no quedan plena y contundentemente demostrados los delitos por los que los ex gobernadores fueron privados de su libertad, con sentencias firmes y con una depurada recuperación de los bienes substraídos de las arcas públicas, prevalecerá la sospecha de que fue el revanchismo político y los ajustes de cuentas, y no las instituciones y el estado de derecho, lo que llevó a prisión a los infractores. Y siempre, invariablemente, quedará la incertidumbre entre los ciudadanos de que una vez pagado el “precio político”, el infractor quedará en libertad y dispuesto para disfrutar de los bienes públicos convertidos en privados a causa de la corrupción.  Políticos persiguiendo y juzgando a políticos, al menos en nuestro país, no parece ser la mejor combinación.

Ya sea una política firme para poner un alto al desvío de recursos, mandar una señal al mundo de que en México se combate la corrupción o simplemente sancionar políticamente a quienes ofendieron al poder, la presente administración ha roto todos los records. Sin embargo, analistas y ciudadanos se formulan la pregunta: ¿Las recientes aprensiones de ex gobernadores tienen su explicación en un compromiso del presidente Enrique Peña para ordenar la casa y aplicar la ley sin distingos de partidos o simple y llanamente es la alternancia sucedida en los estados cuyos ex mandatarios están o estuvieron presos, lo que expuso los excesos y distorsiones a la ley de los patriarcas estatales?

Las acusaciones que se ciernen sobre algunos de los imputados, son graves y dañan de sobremanera a una sociedad plagada de carencias, mostradas al mundo durante la contingencia producida por los recientes sismos y sus efectos.

No me explico cómo la sociedad, aunque legítimamente, demanda que los partidos políticos cedan sus recursos para las tareas de reconstrucción, olvidando, inexplicablemente, los ranchos, autos de lujo, joyas, obras de arte, departamentos, yates, y un sinfín de bienes caídos en malas manos, producto de actos contrarios a la ley. Allí están los millones de pesos que este país necesita para su reconstrucción, no en los partidos, aunque se pueda pensar que éstos sean parte de lo mismo.

No felicito a ningún político por atrapar a otro político. En nuestro sistema de justicia es difícil saber quiénes son verdaderamente culpables y se les imputa con fundamentos y no por cacería de brujas. Quiero eso sí, congraciarme que los ciudadanos que despiertan y ejercen su voto, participan con propuestas anticorrupción, como el mazo de la justicia que golpea el juez para dictar sentencia.

Llegará el momento en el que los políticos y funcionarios, de todos los partidos e independientes, comenzarán a tener cuidado, mucho cuidado, de la tribuna pública que los observa y que los llamará al estrado para hacerlos rendir cuentas.

Tu Opinión: [email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *