Miles piden diálogo en varias ciudades de España

7 octubre 2017
Visto: 153 veces

1507379946_407236_1507382427_portada_normal

La crisis de Estado a la que ha conducido la amenaza de la Generalitat de independizar a Cataluña de España ha movilizado a miles de personas en toda España convocadas por la plataforma Parlem-Hablemos pidiendo diálogo y unidad para afrontar el problema.

Varios millares de partidarios del diálogo entre las Administraciones de Mariano Rajoy y Carles Puigdemont llenaron este sábado al mediodía la plaza de Cibeles de Madrid. “¡Bla, bla, bla! ¡Queremos hablar!” y “Cataluña no estás sola” y “Madrid está con el pueblo catalán” fueron algunos de los cánticos de la manifestación. Todos los congregados vestían de blanco y no portaban banderas. Las únicas que se veían eran las que adornaban los mástiles alrededor de la estatua de la diosa que da nombre a la plaza.

El ambiente fue festivo salvo algún momento de tensión cuando la manifestación coincidió con la organizada por Denaes en apoyo de la unidad de España en el borde del paseo de la Castellana con Cibeles. “¡Sin banderas!”, se coreó a quienes pasaban por delante del Ayuntamiento de Madrid con banderas de España. “Yo también soy español”, era otro de los cánticos que proferían los movilizados por la plataforma Parlem-Hablemos hacia quienes acudieron a la otra manifestación del día.

La Policía Nacional reforzó a los agentes que separaban ambas manifestaciones para evitar enfrentamientos. “No caigáis en sus provocaciones ni hagáis lo mismo. Nuestro mensaje es el diálogo, no la confrontación”, pedían algunos espontáneos.

La manifestación por el diálogo se empezó a dispersar pasadas las 13.30. De fondo se escuchaban pasodobles provenientes desde Colón.

En Barcelona, miles de personas han clamado también en favor del diálogo. Los participantes, vestidos mayoritariamente de blanco, han abarrotado la plaza de Sant Jaume y han pedido negociar a los dos Gobiernos, informa Àngels Piñol. A la protesta ha acudido Miquel Iceta, líder de los socialistas catalanes, y Ada Colau, alcaldesa de Barcelona.

El acto, en el que no se vieron banderas, empezó dejando a escapar al cielo centenares de globos en son de paz. La mayoría de ciudadanos portaban pequeñas pancartas, de cartón o simples cartulinas, en las que se leían lemas como estos: “Haced vuestro trabajo o “Parlem”.

Unas mil personas se concentraron en la Plaza Nueva de Sevilla para pedir diálogo ante la crisis catalana, informa Javier Martín Arroyo. Vestidos de blanco y con pancartas con el lema Parlem, los manifestantes han coincidido con otra protesta menor, de la Plataforma Sevilla por la República y 300 personas, pero con el mismo objetivo: el diálogo.

“Soy catalana y la situación me supera. Me da mucha pena la fractura social, hemos llegado a un punto de locos. El daño ya está hecho, pero ahora que se paren y recapacitemos todos”, expresaba Cristina Fraile ante una pancarta con la frase “Basta ya, queremos hablar”. A su lado, Daniel García relata que ha acudido a la protesta “para evitar el choque de trenes y hacer ver a los gobernantes que tienen que tener en cuenta la voz de la ciudadanía”. “Tenemos que hacerles ver que estamos vivos, que la ciudadanía existe”, ha añadido.

Eva Herrero, madrileña, apelaba a tender puentes y dejar los personalismos a un lado. “Creo que el ego y los intereses personales están siempre presentes y por encima de los intereses generales. Hay que escuchar, no imponer, aunque si hay leyes no te las puedes saltar, porque también están para los débiles. Saltárselas me parece un síntoma de fuerza que no comparto”.

La concentración ha finalizado con un gran corro y los manifestantes dándose las manos, hasta que una pareja de novios recién salidos del Ayuntamiento tras su boda lo ha atravesado hasta pararse en el centro ante el aplauso de los ciudadanos congregados.

Frente a la convocatoria espontánea de Parlem se han concentrado unas 20 organizaciones bajo la Plataforma Sevilla por la República (IU, Podemos, UGT, CC OO…) para asimismo reclamar diálogo. “Protestamos por la represión indiscriminada del pasado domingo y porque entendemos que hay 2,5 millones que han votado a pesar de las dificultades. Hay un clamor y la gente quiere votar. Si son tan pocos como dice el Gobierno, que les dejen votar. Es un problema político y no se arregla a base de porrazos”, clama su portavoz, Luis González.

En torno a un millar de personas se han concentrado en diversos puntos del País Vasco, en respuesta a la convocatoria en demanda de diálogo inmediato como una manera de encauzar el conflicto catalán, informa Pedro Gorospe. En Vitoria, en la Plaza Nueva, frente al Ayuntamiento, como en Bilbao y en San Sebastián, acudieron con folios blancos en algunos casos, y en otros con mensajes en favor del diálogo y para detener el choque de trenes y la incomunicación entre los gobiernos central y catalán.

Aunque ya no han sido tan concurridas como algunas manifestaciones previas al primero de octubre, varios cientos de personas se han concentrado al mediodía en las ciudades y algunos pueblos gallegos para pedir una solución dialogada al conflicto catalán, informa Silvia R. Pontevedra. Los actos, ante las casas consistoriales, se convocaron a través de las redes sociales bajo el lema de Parlem, hablemos, falemos, que sobre todo en su versión en gallego (el hastag #falemos) se podía leer en carteles y pancartas como las que quedaron colgadas en varias estatuas de bronce de las que pueblan las calles del centro histórico de Pontevedra, ciudad de Mariano Rajoy. En esta ciudad, además, estaba convocado a través de carteles pegados en las farolas, otro acto vecinal en favor de la actuación de las fuerzas de seguridad del Estado.

En Santiago los más de 200 participantes han asistido vestidos de blanco y sin banderas ni enseñas ideológicas. En la Praza do Obradoiro han gritado “España es mejor que sus gobernantes” y han defendido su convencimiento de que la actual situación enquistada “no la van a resolver” los mandatarios del Gobierno español y el Govern si no buscan el “entendimiento” desde el “respeto” y utilizan las leyes para “generar un conflicto civil”. En el acto compostelano, la coordinadora nacional de Esquerda Unida y diputada por En Marea en el Parlamento gallego Eva Solla ha reivindicado la búsqueda de “un escenario en el que catalanes y catalanas puedan votar sin las presiones” del 1-O.

Información de: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *